Historia del Hostal

En aquellos años 70 no existía el  “photoshop” y las fotografías en color pertenecían al campo de la innovación. La foto de abajo a la izquierda era toda una postal innovadora de la época.

El Hostal Romero tenía 3 pisos, y hasta una piscina en la azotea. Por aquel entonces Jesús Romero ya intuyó que tenía que ofrecer alojamientos diferentes. Habitaciones con cocina y baño para alojar a familias veraneantes. Hasta qué punto era innovador el asunto que se encontró con el problema de que ¡No existía categoría oficial para legalizar el Hotel!…

Pues hubo que inventar la categoría.

 

Y se hizo sobre la marcha. Los “viajantes” ocupaban habitaciones individuales como en cualquier hotel, y algunas familias veraneaban en Lodosa en la Residencia Romero.  Familias como los Ayestarán o los Elorza, que venían como a su propia casa.

Aquel espíritu sigue siendo el mismo en el Hostal Romero después de 40 años. Totalmente renovado de estructura, con dos plantas más, pero queriendo ofrecer un Alojamiento totalmente diferente:

  • Un alojamiento ideal para los que viajan solos y necesitan espacio e independencia. Profesionales que visitan Lodosa y su entorno. Y personas que pasan largas temporadas en Lodosa y Comarca.
  • Un alojamiento ideal para Parejas o Parejas con niños pequeños que necesitan combinar independencia, intimidad y comodidad.
  •  Un alojamiento ideal para las Escapadas a Lodosa de fin de semana y puentes. A realizar las compras de temporada de los productos de Lodosa y su comarca que nos han dado fama mundial. O a disfrutar de la agenda festiva lodosana bien repartida por todo el año.